Acampada en Lanzarote

Érase una vez dos hermanos llamados Slush and Whiskers. Vivieron en Lanzarote desde que nacieron y tenían muchas ganas de explorar la isla cuando eran niños, pero sus padres se lo prohíbíeron. Entonces, cuando cumplieron 18 años, decidieron viajar por la isla de Lanzarote y explorar las montañas y explorar la naturaleza.

Entonces, un día, cojieron sus mochilas y se fueron a explorar Lanzarote. Escalaron montañas, visitaron parques nacionales, hicieron de todo, menos una cosa; ¡no fueron de ACAMPADA! Lo único que realmente querían hacer, ¡lo olvidaron! No tenían cosas de campamento y no querían alquilar bungalows. Cuando ya estaban renunciando a acampar, vieron una tienda de acampada local.

Entraron, y había todo lo necesario para un campamento ideal de día o de noche. Así que compraron las cosas que necesitaban con su dinero y se fueron a acampar. Después de encontrar un lugar ideal para acampar cerca de una montaña muy grande, pusieron sus cosas y comenzaron a buscar leña para encender fuego. Whiskers se fue a buscar madera, ya que él era el único de los dos que tenía una insignia oficial de campamento para buscar madera. Pero cuando empezó a recoger la madera, un mosquito tigre lo pellizcó.

De repente comenzó a sentirse mareado y cuando regresó a Slush con la madera, ¡se desmayó! No supo lo que pasó hasta que se despertó. Slush le explicó a su hermano que fue un mosquito tigre el que lo pellizcó, pero creó un antídoto de una flor y eso le salvó la vida y lo curó.

Cuando intentaron montar su tienda, fallaron varias veces, pero al final la armaron y finalmente tuvieron un lugar para dormir. Estaba oscureciendo cada vez más y tenían mucha hambre. Así que tomaron unos palitos de madera y pusieron los malvaviscos encima de los palitos y los asaron. Mientras Slush miraba las estrellas, ¡no se dio cuenta de que su malvavisco se estaba quemando!

Rápidamente lo alejó del fuego, pero su malvavisco se quemó por completo. Comenzó uno nuevo y finalmente se lo comió. Cuando estaban cansados, se fueron a dormir pero se olvidaron de apagar el fuego. Al principio no podían dormir porque había muchas moscas y mosquitos y trataron de ahuyentarlos. Entonces empezaron a escuchar ranas acercándose y se asustaron.

Entonces, vino un viento fuerte que se llevó algunas de sus cosas y tuvieron que correr tras ellos. Después de que recuperaron algunas de sus cosas, regresaron al campamento, ¡y vieron que un zorro se estaba comiendo todos sus malvaviscos! Todos gritaron al mismo tiempo y el zorro finalmente se escapó con la bolsa de malvaviscos.

Slush intentó correr tras él, pero el zorro era demasiado rápido. Ahora estaban sin comida, casi la mitad de sus cosas se las llevó el viento, su linterna se quedó sin combustible y todo iba horriblemente. Más tarde, cuando reorganizaron el lugar, el zorro regresó con la bolsa de malvaviscos y finalmente se la devolvió. “Gracias zorro, ¿cómo te llamas?” preguntó Whiskers. “Mi nombre es Rozsdi”. respondió el pequeño zorro. “Me asusté y me escapé con tu bolsa de malvaviscos, pero sabía que lo hice mal”. dijo el zorro.

“¿Qué tal si te quedas con nosotros?” Slush preguntó al zorro. “Ok” respondió el zorro. Rozsdi, Slush y Whiskers finalmente se durmieron. A la mañana siguiente, el zorro y los hermanos se despidiern, los perros recogieron sus mochilas y sus cosas y regresaron a su casa. “La próxima vez, deberíamos ir a un campamento normal y no acampar en la naturaleza”. dijo Slush riendose y fue una experiencia increíble para ellos.

FIN

Escrito por: Gergo

Los dibujos fueron hechos por: Gergo

Las fotos fueron hechos por: mi padre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s