Atrapados en un castillo

Había una vez, tres amigas que se llamaban Tracey, Pippie, y Mandy. Ellas siempre deseaban ir a Ibiza porque les gustaba mucho y en verano hacia mucha calor. Mandy estaba deseando ir con su novio, pero el tenia mucho trabajo durante el verano así que no podían ir. Pero en Julio, Mandy tenia su cumpleaños y sus amigas decidieron de hacerle una gran sorpresa.

El día del cumpleaños de Mandy llegó, y estaba muy, muy emocionada. Todas sus amigas y amigos llegaron a su fiesta y todos traían muchos regalos. Muchos de los regalos eran joyería, chocolate, y cartas de cumpleaños. Pero, el gran momento llego cuando Pippie y Tracey le entregaron una carta que contenía un billete de avión para ellas tres a Ibiza!

Mandy estaba muy, muy contenta y agradecida a sus amigas. El siguiente día, ellas tres hicieron sus maletas y llegaron al aeropuerto de Londres para ir a Ibiza. Cuando llegaron a Ibiza, no lo creían que estaban en Ibiza. “Esto es algo increíble! Muchas gracias chicas!” dijo Mandy casi llorando de alegría. Cojieron un taxi para ir al puerto de Ibiza y cuando llegaron al puerto, se subieron a un ferry que las llevo a Formentera, una isla mas pequeña al lado de Ibiza.

Llegaron a Formentera y alquilaron un Fiat 500 para ir a su hotel. Cuando llegaron al hotel, estaban impresionadas con la arquitectura moderna del hotel. “Que moderno!” dijo Tracey. “No ves este tipo de arquitectura moderna con hoteles mucho en Londres.” dijo Pippie. Llegaron a su habitación que era una suite con vista preciosa al mar.

Mandy otra vez empezó a llorar con alegría y agradeció a las chicas que les hicieron este regalo muy chulo. El siguiente día, las chicas fueron a la playa y también fueron a bucear con los peces. Después de comer, fueron a la isla de Ibiza con el ferry para visitar la ciudad. En el ferry decidieron de ir al castillo de Eivissa, la “capital” de Ibiza y compraron billetes para entrar y visitar el castillo.

Al llegar, cojieron un taxi y fueron al castillo. Al llegar, empezó a llover y tenían que entrar en refugio dentro del castillo. La lluvia duro unos 30 minutos y cuando intentaron salir de una de las salas de castillo donde no había nada y nadie, no podían salir porque se habían atrapado!!

Llamaron y gritaron por ayuda, pero nadie les oyó. Ya estaban desesperadas y otra vez gritaron por ayuda, y esta vez, si que les oyeron. Era un chico, se llamaba Duke y era uno de los visitantes del castillo cuando oyó que las chicas gritaban por ayuda. Duke intentó romper la cerradura, pero no lo consiguió.

Entonces, Tracey recordó que tenia una pinza para su peló y se lo dio a Duke para intentar abrir la ceradura. Y lo consiguió! Abrió la ceradura y abrió la puerta y entonces las chicas pudieron salir del castillo. Tracey estaba muy agradecida a Duke y las chicas les dieron las gracias a él.

En el ultimo día del viaje, las chicas fueron a la piscina de su hotel de Formentera y disfrutaron las ultimas horas en Ibiza y Formentera, cuando llegaron al aeropuerto, Tracey se encontró con Duke y Tracey muy sorprendida. Tracey dijo: “¿Duke, que haces aquí?” “¿Yo voy a casa a Londres, tú a donde vas?” preguntó Duke. “Yo también voy a Londres, vivo allí!” exclamó Tracey. “Deberíamos coger los números de teléfono y contactar cuando llegamos a Londres.” dijo Duke.

“Vale, te doy mi número.” dijo Tracey y se fue con las chicas. Las chicas disfrutaron todos los momentos de allí en Ibiza, y lo recordaron para siempre.

FIN

Escrito por: Gergo

Ilustraciones por: Gergo

Fotos: mi padre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s